Conferencia con el Dr. Ezequiel Di Paolo

Dr. Ezequiel Di Paolo

Profesor de Investigación de Ikerbasque, la Fundación VascFLACSO Argentinaa para la Ciencia desde 2010. Previamente ejerció como profesor en el área de sistemas evolutivos, ciencias cognitivas y robótica en la Universidad de Sussex donde obtuvo su doctorado en 1999. Es Ingeniero Nuclear graduado en el Instituto Balseiro (1994). Di Paolo ha sido investigador principal en varios colaborativos internacionales y autor de más de 150 trabajos sobre temas de ciencias cognitivas corporizadas, enactivismo, filosofía de la mente, biología teórica y robótica.

 

Fecha: 14 de abril de 18:30 a 20:30

Lugar: Auditorio de FLACSO-Argentina (Ayacucho 555)

Resumen: El estudio de la cognición social asume tradicionalmente que el problema fundamental de cómo las personas se entienden mutuamente radica en la inaccesibilidad de los estados mentales del otro. Postula para ello mecanismos inferenciales o de simulación cuya tarea es completar los estímulos supuestamente pobres que recibimos cuando observamos el comportamiento de otras personas. El enfoque enactivo, en su rechazo de la concepción computacional de la cognición, propone una reformulación de estos supuestos básicos. En particular, estudia el fenómeno de intercorporeidad que se manifiesta en las interacciones sociales de la vida cotidiana en las cuales el otro no es ni totalmente opaco en sus estados mentales, ni totalmente transparente. Los protagonistas de una interacción social se involucran mutuamente en un proceso de búsqueda participativa de sentido. En este contexto el enactivismo propone que las dinámicas de interacción social cumplen distintos roles en la explicación psicológica, incluyendo roles constitutivos y no solamente causales. La hipótesis del cerebro interactivo propone re-evaluar los postulados de la neurociencia social proponiendo que los mecanismos cerebrales involucrados en la cognición social son, causal y constitutivamente, mecanismos para la interacción formados a través de experiencias participativas durante el desarrollo. La propuesta llega en un momento en que las neurociencias sociales son técnicamente cada vez más capaces de estudiar simultáneamente los cerebros de personas durante interacciones reales. Los resultados empíricos concuerdan con la hipótesis del cerebro interactivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *